Sebastián Crudo | El pañuelo celeste y la marcha por la vida
Sebastián Crudo, Pastor parte del ministerio Cristo la Solución,
Pastor, Sebastián Crudo, Cristo la Solución, Jóvenes, Ministerio, Buenos Aires, Argentina, Flores, Música, Mensajes, Adoración, Palabra, Vida, Jesús, Dios, Enseñanza, Doctrina, fe, esperanza, amor, cristianismo, iglesia, congregación.
688
post-template-default,single,single-post,postid-688,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-14.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El pañuelo celeste y la marcha por la vida

El pasado 25 de marzo más de 200 manifestaciones en toda la Argentina (estiman cerca de 2 millones de personas), mostraron su rechazo al proyecto de ley por la interrupción del embarazo en todas sus instancias, defendiendo el derecho a la vida, como derecho fundamental y superior a todos los demás, posicionándose a favor de la vida de la madre y del niño por nacer.

Por otro lado, y visibilizando la protesta por el “derecho a la vida”, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) en representación de más de 15 mil congregaciones evangélicas a los largo de todo el territorio nacional, y conformada por millones de ciudadanos argentinos dijeron este domingo 20 de mayo en las calles en tono de canción #SalvemosLas2Vidas, marchando a las 15hs desde Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación.

Según indicaron los organizadores provida, la marcha convocó a 350 mil personas en Buenos Aires y a 3.6 millones en todo el país.

Banderas argentinas, pancartas y carteles, y el ahora conocido “pañuelo celeste”, se pudo ver en niños y adultos, con la familia como estandarte principal.

El pañuelo celeste fue creado en 2001 por la organización Mujeres por una nación diferente, que preside Marta Rodríguez, cuyos miembros iban a la Plaza de Mayo a ayudar a la gente sin trabajo durante la crisis económica, política y social de diciembre.

Durante las últimas semanas, en el marco del debate que hay en el Congreso acerca de la legalización y despenalización del aborto, aparecieron algunos pañuelos celestes y fue ahí que la organización + Vida decidió tomar ese símbolo y darle un “impulso” propio. Fue entonces cuando jóvenes de la Fundación Cristo la Solución que militan por la vida aportaron con la producción masiva del pañuelo celeste, ahora con un logo que muestra a una mujer con un corazón dentro representando a su hijo, y con la frase ya bien difundida #SalvemosLas2Vidas. El pañuelo celeste se entrega en forma gratuita en diferentes iglesias evangélicas de la Ciudad y en diferentes entidades sociales con el aporte de vecinos del barrio de Flores.

 

Aquí algunos argumentos que se vieron en la manifestación que fue sin dudas una marea celeste por la Ciudad de Buenos Aires:

  • Las secuelas emocionales del aborto, clandestino o legal, son profundas y difíciles de sobrellevar.
  • Entendemos que la salud pública argentina necesita encontrar propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, y defiendan la vida, tanto de la mujer como la del niño por nacer.
  • Antes del “derecho a elegir”, nada dice del “derecho a vivir”.
  • La ideología favorable al aborto trata de instalar la idea de que solo existe una persona, negando la realidad y el dato duro de la ciencia que afirma que hay dos.
  • Nuestra posición en favor de la vida no es confesional o religiosa, sino científica, racional y ética.
  • Afirmamos el valor supremo de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.
  • La legislación argentina, la Constitución Nacional, el Código Civil y Comercial y los Tratados Internacionales protegen al niño por nacer desde su concepción, y lo hace sujeto de derecho.
  • Afirmamos que el derecho que la mujer tiene sobre su cuerpo encuentra su límite frente al cuerpo del otro, ya que el embrión no es parte del cuerpo de la madre, su ADN es distinto al de sus progenitores.
  • Nadie puede decidir quién vive y quién no tiene derecho  a seguir viviendo, ya que no existe un derecho a matar. El derecho natural y superlativo es a la vida.
  • El aborto es contrario a la salud. El aborto no es la interrupción de un embarazo. El aborto intencional es un acto de extrema violencia que termina con la vida de un inocente.
  • Es necesario encontrar soluciones que no vulneren el primero de todos los derechos humanos que el Estado y sus representantes legislativos debe tutelar, que es el “derecho a vivir”.
  • Basta de la cruel frivolidad de ver el aborto como una solución rápida a problemas sociales, emocionales y egoístas.
  • Se deben desarrollar políticas públicas y acciones privadas que valoren la vida, en especial de los más débiles y desprotegidos y ofrezcan alternativas posibles y viables para la no concreción del aborto.
  • La PREVENCIÓN, la educación sexual, el acompañamiento a las mujeres embarazadas, la mejora de la ley de adopción son propuestas alternativas, justas y solidarias que fortalecerán nuestra sociedad.
  • Esta problemática necesita un abordarse sin prejuicios ni juzgamientos, con actitudes amorosas y comprensivas hacia quienes han pasado por el aborto o están considerando su realización.
  • Detrás de esta problemática sabemos que hay situaciones difíciles y dolorosas, de violencia, marginalidad, pobreza, falta de formación, soledad y abandono; pero nuestra más íntima convicción, es que el aborto nunca es la solución.
  • Pedimos a los legisladores nacionales su comprensión acerca de que la vida es el primero de los Derechos Humanos que el Estado debe tutelar desde el momento de la fecundación, votando en contra de la legalización del aborto.
  • Es falso que el inicio de la vida humana corresponde a una construcción social. Es falso que los científicos no se ponen de acuerdo en cuándo comienza la vida.
  • En representación de miles de familias argentinas que están a favor de la vida, #SalvemosLas2Vidas y cuidemos a la mujer y al bebe por nacer.

Sin comentarios

Postear un comentario