Sebastián Crudo | Hay recompensa por tu esfuerzo
Sebastián Crudo, Pastor parte del ministerio Cristo la Solución,
Pastor, Sebastián Crudo, Cristo la Solución, Jóvenes, Ministerio, Buenos Aires, Argentina, Flores, Música, Mensajes, Adoración, Palabra, Vida, Jesús, Dios, Enseñanza, Doctrina, fe, esperanza, amor, cristianismo, iglesia, congregación.
667
post-template-default,single,single-post,postid-667,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-14.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Hay recompensa por tu esfuerzo

Hebreos 10:35: No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;

La palabra “Galardón” significa recompensa. Y trae consigo varias ideas que podemos enumerar:

1) Recibir un pago.

Cuando una persona cobra un sueldo, el pago refleja el esfuerzo que depositó en su trabajo. Es correcto que la persona espere un pago por su trabajo.

Si lo llevamos a lo espiritual, esto es muy importante, porque hay gente que cree que está mal esperar una cosecha de una labor. Dios quiere pagar por completo a su gente por el trabajo duro que realizaron.

Dios es justo. Es equitativo en sus tratos. Nunca ignora lo que hacemos por él.

Hebreos 6:10: Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado a su nombre, habiendo ministrado a los santos y ministrándoles aún.

De la misma manera, cuando ponemos todo el corazón en el proyecto que Dios nos dio, es justo esperar participar de las primeras recompensas de parte de Dios.

¿Cómo lo hace? DIOS TE PAGA DANDOTE VICTORIAS EN DIFERENTES AREAS DE TU VIDA.

Ministerio, finanzas, incremento en prosperidad, conexiones de oro, etc.

2) Reparar.

Significa hacer un arreglo sobre algo que está mal o fue roto.

Dios quiere reparar todo lo que el diablo destruyó o robó en tu caminar de fe. Habrás pensado que perdías algo, pero en realidad no perdiste nada, porque Dios se encarga de reparar las cosas. Si te mantienes en el llamado, él reparará las cosas rotas.

Muchas veces mientras la gente espera el cumplimiento de su sueño o llamado, sacrifican cosas que otros no fueron llamados a sacrificar. Dejan de lado algunas cosas de la vida. Hasta su nombre o reputación, con tal de mantenerse firme en la fe.

Muchos ejemplos hay en la Biblia: Noé, Job, Abraham, Moisés, y otros. Sacrificaron cosas, se habló de ellos, pero al final se volvieron grandes héroes de fe.

Todo lo que Job sacrificó le fue multiplicado. Todo lo que Moisés dejó en Egipto, le fue restaurado con creces.

2 Corintios 4:17: Porque nuestra leve aflicción, la cual es momentánea, produce en nosotros un inmensurable y eterno peso de gloria;

Pablo entendía que mantenerse en la fe traería la recompensa. Y cualquier cosa que pasara en el camino sería leve y momentánea.

Hebreos 10:23: Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra fe; que fiel es el que prometió;

 

3) Tener un premio futuro.

La Biblia está llena de versículos y promesas acerca de premios futuros que serán distribuidos a los santos. Algo es seguro: aquellos que trabajaron fervientemente para Dios serán recompensados. Aquí, y en el cielo.

2 Timoteo 4:8: Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Este futuro era tan real para él, que se volvió parte de su motivación, y lo mantuvo con la mirada en la meta.

Apocalipsis 22:12: “Y he aquí, yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra.”

Nunca debemos perder de vista que hay un premio futuro reservado para aquellos que se toman fuerte de su llamado y hacen lo que Dios les dijo. Los que se mantienen en fe son los que verán recompensa.

Sin comentarios

Postear un comentario