Sebastián Crudo | ¿Por qué ocurren los retrasos?
Sebastián Crudo, Pastor parte del ministerio Cristo la Solución,
Pastor, Sebastián Crudo, Cristo la Solución, Jóvenes, Ministerio, Buenos Aires, Argentina, Flores, Música, Mensajes, Adoración, Palabra, Vida, Jesús, Dios, Enseñanza, Doctrina, fe, esperanza, amor, cristianismo, iglesia, congregación.
279
post-template-default,single,single-post,postid-279,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-14.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿Por qué ocurren los retrasos?

retrasos

Creo que todos en algún momento de nuestras vidas, y en determinadas circunstancias, nos hemos preguntado: “¿Por qué todavía no llegó? ¿No debería de haber venido a mi vida?”. Por qué las cosas no suceden en el tiempo y la forma que esperamos, nos quita el sueño. Ya quisiéramos un ascenso laboral, ya quisiéramos terminar los estudios, ya quisiéramos estar viendo los resultados que esperamos. Pero parece evidente que siempre hay algo que genera retrasos en nuestras vidas, más allá de las cosas que por lógica llevan su tiempo y su proceso. Claro, los tiempos. Justamente lo que a veces no entendemos.

En la Biblia encontramos 3 tipos de retrasos, y podemos detallarlos en este porcentaje de ocurrencia:

1. Ocasionalmente, Dios.

2. Frecuentemente, el enemigo.

3. Casi siempre, uno mismo.

Veamos algunos fundamentos al respecto. Si Dios fuera la causa por la cual las cosas no llegaron aún, será porque Él considera que algo mejor hay para este tiempo. Hay un ejemplo claro en Hechos 16:

6 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; 7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.

A Pablo, no se le permite ir aún, no porque Dios no quería que llegue la Palabra allí, sino porque Él tenía una cita divina previa (ver Hechos 16:8-9).

Que el enemigo provoque retrasos o al menos lo intente, no es novedad. El mismo Pablo dijo en 1 Tesalonicenses 2:17-18 “17 Pero nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro; 18 por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó”.

La mayoría de los retrasos no vienen de parte del Creador. Generalmente somos nosotros mismos, y a veces claro, el enemigo puede estar detrás. Pero es nuestro desconocimiento del plan de Dios, y nuestras propias confusiones las que atrasan nuestro destino divino. Tenemos que meditar acerca de las decisiones que tomamos, porque son casi siempre la fuente de los retrasos:

Hageo 1 dice en el versículo 6 y 7: 6 Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. 7 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos.

Ellos no veían resultados. Y Dios les dice que revisen lo que están haciendo. Si es tu caso, ya sabes entonces lo que tienes que hacer.

3 Comentarios
  • lorena
    Publicado en 13:43h, 17 enero Responder

    Gracias por tu consejo, en mi vida he perdido el tiempo con guias que me decian que hablar de prosperidad y sanacion era imposible
    parte de mi vida tuve un concepto errado de Díos y me hicieron perder el tiempo y cosas que fueron frustradas por los hombres ( sueños, carreras,ect)
    Pero el Sr fue más fuerte Díos te bendiga!!!!

    • Sebastián Crudo
      Publicado en 20:43h, 17 enero Responder

      Me alegra Lorena que tengas un año de crecimiento en todas las áreas!

  • jorgeamado79
    Publicado en 22:11h, 08 marzo Responder

    En nuestros tiempos donde todo lo queremos YA y AHORA, es super oportuno leer tu post sobre el por qué Dios se demora en respondernos. Me gusta mucho citar en éstos casos la historia de Gedeon y los 300 valientes que salieron a luchar. Muchas veces Dios quiere que nos despojemos de nuestras ideas sobre “cómo hacer las cosas” para recibir “cuál es la manera de Dios. Esperar en Dios, es tener hambre de su presencia y en el camino despojarnos de nuestro “yo”. Pablo hubiera querido ir antes a Roma, pero como vos bien decis, Dios lo frenó, porque tenía un plan mejor. Entonces, cada vez que Dios se demora, deberíamos preguntarnos:

    Amado Dios ¿cuál es ese plan que tenes para mi, que todavía no pude ver?

Postear un comentario